Rumpelstinski

Se le parece ¿no? La foto no es muy buena pero al natural recuerda la piel de un lagarto, que es como le llaman al “buen” señor Rumpel en la serie Érase una vez, porque tiene ése aspecto. La pulsera no es tan repelente como el personaje, desde luego, pero sí tiene la frialdad que le dan el color verde oscuro, mezclado con el traslúcido. Está hecha churrera, en molde cuadrado.

Rumpelstinski

Flinkenflögel

Con el permiso de la Sra. Suzanne Flinkenflögel (me encanta el apellido, es la directora de comunicación de la Mars One), le he puesto el título al colgante, porque si hubiera o hubiese un paisaje verde en Marte, me gustaría que tuviera un aspecto parecido. Que va a ser que no, ya lo sé, porque Marte está pelao, pero bueno, como ésta gente se ha empeñado en ir allí a colonizarlo, pues a ver si consiguen sacar agua y cultivar lechugas marcianas. Nunca se sabe.

Por cierto, el colgante está hecho con churrera y también con el permiso de otra señora rusa (creo, he perdido su nombre), que ha colgado sus tutoriales en Parole de pâte

Scaramush

Es la moda

Y cómo última (o primera, según se ve) entrada de hoy, os dejo el collar de moda. Ya que todos los escaparates están llenos de cadenones, yo también he hecho una versión sencilla. También está hecho con la churrera, en mezcla de colores dorado y cobrizo. Además, tengo en preparación uno en plata, con los eslabones completos. Como siempre, gracias por visitar la página y por vuestros comentarios. Hoy que no tengo al webmaster Huracán, voy a ver si consigo poner mi foto (a petición de Alicia), en el avatar. Hasta luego.

Moda

Toques de coral

Este collar con base de mokume blanco y negro, tiene toques de imitación coral rojo, que rompe con los tonos oscuros y fríos de la base. También tiene un toquecillo de steampunk, que es una técnica que me atrae y me repele al mismo tiempo, porque es muy particular, casi de tribu. Para quién no sepa de qué hablo, sólo tiene que buscar imágenes sobre ello en el navegador. Hay infinidad.

Por cierto, en la foto hay una pieza del revés, fallo técnico, lo siento, prometo arreglarlo.

Collar